23 de marzo de 2013

Álvaro Noboa: su historia político-empresarial

Álvaro Noboa visto por Pancho > Buscó 5 veces la Presidencia de Ecuador... y nada. Imagen: Libro "Genio y Figura", Pancho Cajas, diario El Comercio, Quito, 2005
Álvaro Noboa Pontón es un empresario-político ecuatoriano con dotes peculiares. Luego de un oscuro y tormentoso proceso jurídico, salpicado de tintes detectivescos de baja ralea y cortocircuitos familiares, el cinco veces aspirante a la Presidencia del Ecuador heredó una fracción importante del imperio económico que levantó su padre desde los años 40 del siglo XX, el ambateño Luis Noboa Naranjo, visionario empresario que supo colocarse en la cresta de la ola del boom bananero nacional, al punto de convertirse en el "rey del banano".

Tras la muerte de su poderoso padre (1994), Álvaro elevó su protagonismo dentro del Grupo Noboa, a la par que creció su presencia pública en el escenario político nacional. Su camino se despejó con relativa facilidad, pues se apalancó en dos componentes envidiables para cualquier político-empresario ecuatorial: una poderosa chequera y un descomunal poder factual. Eso fue posible por su condición de heredero-copropietario del mayor conglomerado económico del Ecuador, que superaba las 100 empresas domiciliadas dentro y fuera del país, algunas de ellas líderes en diversas líneas de mercado nacional, y otras, simplemente, dueñas de un cartel mundial, como la poderosa marca "Bonita", que en su momento llegó a ser la cuarta empresa más grande del planeta en la comercialización de banano.

Antes de abordar las tareas políticas, públicas y empresariales de Álvaro Noboa, cabe, como siempre, escarbar en la historia para comprender y contextualizar el presente, incluido el contencioso Noboa-SRI. En tal sentido, un dato concreto para arrancar: en diciembre de 1995, el neoyorquino The Wall Street Journal, la biblia mediática del mundo global empresarial, hizo un amplio y revelador reportaje que puso al desnudo algunas interioridades del imperio Noboa, pero también mostró pinceladas de la sórdida trama gansteril que siguió a la muerte del patriarca y la guerra familiar por el control de la millonaria herencia. Aquel trabajo periodístico -titulado "Los Noboa de Ecuador: una disputa familiar de interés nacional"-, que reproduzco aquí en su versión castellana (publicado en Ecuador por diario El Comercio, dic. 6, 1995, pág. B6), despeja el camino para ir a los detalles de Álvaro Noboa Pontón, en tanto empresario-político y político-empresario obsesionado por el poder. Por ahora les dejo con el texto en referencia, luego, con machete en mano, iremos bosque adentro: