5 de octubre de 2013

Giap: el general que puso de rodillas a dos imperios

El estratega vietnamita en acción - El comandante Vo Nguyen Giap y su Alto Mando dirigiendo las operaciones militares contra los colonialistas franceses durante la histórica batalla de Dien Bien Phu. De izq. a der.: el Jefe del Estado Mayor, general de División Van Tien Dung; el Jefe del Departamento General de Suministros, Tran Dang Ninh; el Comandante en Jefe, general Vo Nguyen Giap, y el Jefe del Departamento de Política, Nguyen Chi Thanh.

Ayer falleció un personaje gravitante de la historia política y militar del planeta en el siglo XX: el general Vo Nguyen Giap (agosto, 1911). Su honda huella es particularmente trascendente en el plano de la estrategia militar: de su mente y de su pulso brotaron decisiones que llevarían a Vietnam a una serie de victorias extraordinarias -proezas reconocidas incluso por sus enemigos en el campo de batalla-, primero, contra las fuerzas de ocupación japonesas, después contra las francesas (1954) y luego contra las fuerzas estadounidenses, la mayor maquinaria de guerra jamás creada en el planeta (1975).

Jefe político y jefe militar - El general Giap (izq.)
junto al presidente Ho Chi Minh dirigen la guerra.
Tantos logros en los campos de batalla le abrieron a Giap un espacio propio en las páginas de la Historia. Pero su historia personal no es menos excepcional que sus hazañas militares: hijo de campesinos pobres, autodidacta, profundo pensador y gran escritor, militante revolucionario de honda raíz ética, etc. Esos atributos le colocaron -junto al máximo líder, Ho Chi Minh- en la línea de los elegidos. Desde el inicio de su vida pública fue referente de aquel Vietnam sometido, humillado y dividido. Luego, gracias a su tarea militar, se volvió icono una vez que las fuerzas de ocupación fueron expulsadas. Gracias a él, Vietnam selló su independencia total, se reunificó y quedó sometido a su designio, no al manoseo imperial.

El síndrome "hollywoodense", que inocula su virus a incautos y desmemoriados en las salas de cine, en general, distorsiona pasajes importantes de la Historia Real, sobre todo aquella que mancha la cinematográfica historia de libertad que sostiene el "american life style". Y así, muchas veces, Hollywood convierte en enlatado digerible aquello que está lleno de horror y sufrimiento. En el caso de las sangrientas guerras que soportó Vietnam, todos conocemos el guión estadounidense de la "Guerra de Vietnam" a través de la simpática "Pelotón", por ejemplo, sin citar la pila de películas de baja ralea donde los "malos" son siempre los vietnamitas y los "buenos" son siempre los americanos. En esa tarea de falseamiento, Rambo y Chuck Norris hicieron sus aportes...

Un libro que bien vale
la pena leer
Antes de dejarles con imágenes que muestran lo que realmente pasó en los campos de batalla del país asiático, especialmente el capítulo francés, cuando el general Giap despedazó a las fuerzas colonialistas del país europeo en la batalla de Dien Bien Puh (1954) cabe recomendar la lectura de uno de los varios libros que escribió el general vietnamita recientemente fallecido. En esta obra reveladora y didáctica, La Cita con la Historia, el general Vo Nguyen Giap reconstruye la historia política, detalla su estrategia militar y proyecta sus reflexiones sobre el alcance histórico de la primera gran derrota de una potencia imperial a manos de un pueblo pobre y oprimido que se levantó en armas para recuperar dignidad, libertad e independencia. Abajo, las fotos referidas:

El General condecora a sus soldados - Vo Nguyen Giap, sobre el terreno, entrega la bandera "Decididos a luchar, decididos a vencer" a las unidades que obtuvieron la aplastante victoria contra los franceses en Dien Bien Phu. Aquel triunfo significó una proeza militar: un ejército popular muy disciplinado, con alta moral y conducido por un genio de la guerra, aplastó a los 16.200 efectivos de infantería, artillería, tanques, unidades de ingenieros y transporte ahí desplazados. Eran grupos de élite y los más experimentados soldados invasores en la guerra de Indochina en ese momento. La fuerza europea -financiada en un 70% por EEUU e Inglaterra- estuvo atrincherada en 49 fortalezas desde donde controlaba un aeropuerto, un campo de artillería y su cuartel general. El 7 de mayo de 1954 ese castillo bélico se derrumbó y desde ese momento la historia cambió en toda la región asiática, mientras el general victorioso consolidaba su fama.

Evaluación militar y decisiones en las montañas - El general Giap y su Estado Mayor evalúan el desarrollo de la guerra de todo el pueblo contra los franceses, a muy poca distancia del área de guerra. "En el camino al campo de batalla -recordaría Giap tiempo después- fui testigo de la imagen de todo el país marchando al frente con la misma dedicación con la que se va a un peregrinaje sagrado". En efecto, cientos de miles de obreros reclutados, adoctrinados y entrenados en precarias condiciones iban a la batalla, junto con las tropas de infantería, ingenieros militares, unidades de artillería y de transporte. Su meta: el triunfo militar.



Guerra en vivo y en directo - El general Giap y sus ayudantes observan directamente los combates entre las fuerzas vietnamitas de liberación y las fuerzas colonialistas francesas de ocupación. Los fuertes combates duraron 56 días y Giap acorraló a los soldados y mercenarios europeos en su propio reducto de Dien Bien Phu. La logística de los combatientes asiáticos fue impresionante. Para asegurarse la victoria, Giap ordenó el traslado de 100.000 toneladas de alimentos para abastecer a los 260.000 combatientes concentrados en la campaña, aparte de todos los pertrechos militares. Los medios principales de transporte fueron: bicicletas, cestos colocados en varas de bambú y llevadas en hombros, caballos, barcos y balsas. La guerra se ganó gracias a un esfuerzo y despliegue humano nunca antes visto en las guerras modernas. 


Derrota y humillación francesa - Luego de 55 días de combate, el mayor búnker francés en Vietnam, Dien Bien Phu, cayó en manos vietnamitas. Fue el mayor triunfo de la estrategia del general Giap hasta ese momento. Entre el 13 de marzo y el 7 de mayo de 1954, los combatientes asiáticos aplicaron rigurosamente el genuino plan militar creado por su Comandante en Jefe: asedio constante, penetración audaz de las líneas enemigas, distracción guerrillera y ataques con artillería pesada desde las montañas, cerco de acero para evitar la huida y la llegada de refuerzos, etc. De los 16.200 combatientes franceses (incluidos muchos mercenarios) alrededor de 5.000 quedaron vivos y fueron hechos prisioneros, incluidos algunos jefes militares. En esta foto, aparecen sometidos y rendidos ante los soldados vietnamitas. Estas facetas de la Historia Real normalmente no se ven en la TV ni se aprecian en las salas de cine...



La medalla al soldado - El Presidente Ho Chi Minh otorga el título de "Soldado de Dien Bien Phu" al joven combatiente Hoang Dang Vinh, quien capturó vivo al arrogante general Christian Marie Ferdinand de la Croix de Castries, comandante en jefe de las fuerzas francesas de ocupación, que fueron derrotadas por el general Vo Nguyen Giap. Este triunfo liberó a Vietnam de un problema, pero enseguida apareció otro de mayor calado: se abrió el camino para la invasión estadounidense que se prolongaría por casi dos décadas. Sin embargo, el liderazgo político de Ho Chi Minh y el manejo estratégico de la guerra a cargo de Giap permitieron resistir y luego derrotar la violenta ocupación de la primera potencia militar del planeta. La capitulación norteamericana ocurrió en París en 1975.