10 de abril de 2015

Un megapoder con nombre y apellido: Fidel Egas

5 de octubre de 2010. Quito / "No me gusta reunirme con gente importante, prefiero ahora compartir con gente a la que puedo servir": Fidel Egas. Foto: Archivo particular



Nota introductoria
El 5 de octubre de 2010 se concretó: Fidel Egas, presidente del Grupo Financiero Pichincha, habló para b10.com.ec. Egas Grijalva acaba de dejar el cargo que ocupó 24 años, por eso reproduzco esta entrevista, publicada el 6 de octubre de 2010. Su contenido y actualidad son evidentes. El contexto: la etapa inicial del gobierno de Rafael Correa. Este texto permite acceder a uno de los personajes más poderosos del mundo bancario del Ecuador. Un aporte para entender los procesos que se esconden detrás de los nombres, y ayuda a descifrar los nombres que anidan en medio de los procesos. HR
……………………..

Fidel Egas se queda como banquero
(Publicado originalmente en el portal b10.com.ec - 6 de octubre de 2010)

Fidel Egas, cabeza del Grupo Financiero Pichincha, el más grande de Ecuador, deja una de sus pasiones: los medios; vendió su participación en Teleamazonas y en Dinediciones. “Lo hice porque la Ley me obligó”. En esta entrevista analiza otros temas de interés nacional: la relación Correa-Banca, el Banco de Afiliado, el estatismo financiero, etc. Exclusivo de b10

Se nota el cambio. Distendido, relajado, coloquial. Así me recibe en su despacho. Me sorprende. En otras ocasiones y en otras circunstancias, cuando le entrevisté en medio del fragor periodístico, por lo general aparecía como un banquero en guardia, prevenido, muy medido en cada palabra, tenso en las respuestas, con asesores a los costados… Esta vez la entrevista tiene un propósito más ensayístico que coyuntural: completar detalles esenciales en el marco de un estudio que adelanto sobre el “crac” financiero ecuatoriano de los años 1999-2000. Fidel Egas fue protagonista central de aquel drama (cuyas heridas no han cerrado del todo), en tanto líder y cabeza del Banco Pichincha, en aquel entonces, uno de los tres más grandes e importantes del Ecuador, hoy, el número uno.

Sin embargo, en medio de la entrevista brotan datos, reflexiones, comentarios de Egas que tienen actualidad e incidencia en el mundo mediático y financiero del Ecuador. Todo ello volvió inevitable la publicación de estas líneas. La venta definitiva del canal Teleamazonas a un grupo de inversionistas; la venta de su participación en Dinediciones, con la opción de quedarse con el remanente accionarial que, según él, la Ley le permite (25%); la accidentada y difícil relación banca privada-Rafael Correa; los riesgos de crear un “monstruo financiero”, el Banco de Afiliado, que puede desinflarse con facilidad; la creciente estatización del mercado financiero ecuatoriano; la siempre compleja y difícil relación banca privada-banca pública…

Como ven, son muchos temas. A la vez, estos temas resultan interesantes e importantes porque parten del prisma del banquero más influyente del Ecuador; banquero que, de paso debo decir, no gusta mucho de grabadoras ni micrófonos. No les canso, les dejo con las preguntas-respuestas:

1. EL MANEJO DE UN BANCO DOMINANTE EN EL MERCADO

¿No le quita el sueño que el Banco Pichincha (BP) sea un banco gigante, dominante en el mercado ecuatoriano? ¿Cómo administra esta paradoja: ser un banco enorme, a la vez expuesto a las potenciales tormentas financieras?
Bueno, es un banco grande, sí, pero es un banco al que siempre buscamos estabilizar; los rendimientos internacionales buscan estabilidad; las inversiones de Tesorería buscan estabilidad, no rentabilidad. Lo que me quita el sueño es pensar a ratos que, por más esfuerzos que uno haga, una decisión política en Ecuador puede desarmar cualquier cosa que hayamos hecho. Desgraciadamente es así.

¿Eso le quita el sueño, más ahora que en años anteriores?
Sí. Más en este Gobierno porque, obviamente, este Gobierno es más intervencionista, es más estatista…

¿Por ejemplo?
Por ejemplo, mañana a este Gobierno se le puede ocurrir cerrar las operaciones de comercio exterior o impedirnos –lo que ya se ha dicho varias veces- que tengamos depósitos afuera. Eso llevaría a un cierre de depósitos de comercio exterior, a una crisis de retiro de fondos de los depositantes. Nos llevaría a una situación gravísima y uno se da cuenta de que en el Ecuador no se madura lo suficiente, aunque sí creo que el Presidente (Rafael Correa) es responsable respecto de la situación bancaria; yo creo que la situación bancaria para él no les es ajena en que necesita ser muy prudente. Sin embargo, no puedo descartar una posición de esas. Los mercados internacionales fluctúan siempre, es como cuando pasa un terremoto, uno no es responsable del terremoto, pero cuando ya las cosas son más graves, cuando la política ecuatoriana es la que resiente, las consecuencias son mucho más graves.

Frente a ese eventual “tsunami”, ¿cómo se blinda un banco?
Teniendo muchas provisiones, alta liquidez, sacrificando rentabilidad fundamentalmente, que es lo que pasa ahora. La banca, en cualquier país de Latinoamérica, da rendimientos promedios sobre el 25%. En Ecuador vemos una rentabilidad del 11% y a lo mejor terminaremos este año con 10%. Sobre activos estamos con una rentabilidad de algo más del 1% (sobre patrimonio), cuando la media latinoamericana está sobre 2%. Los bancos colombianos, los bancos peruanos crecen de manera increíble y obviamente pueden colocar fondos.

¿A qué se debe eso?
Hay que entender que un banco, para crecer, necesita ganar plata; el accionista de un banco es aquel accionista que no puede irse llevando la plata, tiene que capitalizar el banco para crecer, y si no gana, no puede llevarse nada ni tampoco puede crecer. Un poco esto ha pasado con la banca ecuatoriana, aunque creo que ya estamos un poco mejor que en años pasados…

Aclaremos un punto: ¿la banca ecuatoriana ha tenido varios años muy buenos, sin que necesariamente haya crecido mucho? ¿Cómo es eso?
No, sí ha crecido. El patrimonio de la banca privada ecuatoriana ha crecido, el número de clientes ha crecido; todo ha crecido en la banca…

¿Usted cree que todavía hay espacio para un mayor crecimiento bancario en Ecuador?
Siempre que se quiera “bancarizar” a las clases menores, y claro, siempre quedan los importantes depósitos de los clientes ecuatorianos en la banca extranjera que algún día, ojalá, puedan regresar. Y queda también la posibilidad de que fondos de afuera, algún día, vengan a financiar la actividad de crecimiento del Ecuador.

2. BANCA PÚBLICA: "EL REMEDIO PUEDE SER PEOR QUE LA ENFERMEDAD"

La banca pública recuperó espacio y es protagonista del mercado financiero local. Ese fenómeno deriva de una decisión estratégica del Gobierno de Rafael Correa. ¿No le preocupa el crecimiento de la banca pública en el actual Gobierno?
Mire, Hernán, yo le digo con toda confianza: cuando veo crecer el sector público y sus negocios, me alegro si lo hacen bien, porque sé que eso va en beneficio de todos. Y si no lo hacen bien, digo: se ha perdido tiempo y dinero. Ahora, hay negocios en la banca pública que sí me preocupan…

¿Por ejemplo?
Los créditos subsidiados; los subsidios no son buenos para ninguna economía, y a través de la banca publica se han dado muchos, muchos créditos subsidiados. Y eso, por definición, es malo para la economía.

¿Qué deficiencias concretas advierte en la banca pública en la era Correa?
En general, la banca pública tiene una mentalidad complicada. La banca privada sabe que debe ir tras la solvencia, liquidez, rentabilidad; la banca pública también tiene que ir tras la solvencia y la rentabilidad, pero al mismo tiempo debe cumplir con ciertas funciones de carácter social, en teoría tiene que ayudar a los mas pobres, tiene que cumplir otras funciones que puede ser que le desvíe de los objetivos básicos -liquidez y solvencia- y eso sería muy grave. El pasado, que es un gran maestro de las circunstancias del presente, muestra que, en general, las experiencias de la banca pública han sido desastrosas en el Ecuador.

Fuera del Ecuador, ¿hay algún caso de banca pública que haya sido exitoso?
El Banco de Brasil -que tiene participación privada, eso hace que tenga rentabilidad- es un caso notable; en casi todos los países del mundo los gobiernos no manejan esos negocios.

Pero en América Latina, banca pública es un concepto muy arraigado…
En efecto, es un concepto de América Latina, y esto de estar haciendo banca con los dineros públicos también ha estado muy presente en las economías de algunos países, como China y Corea, donde ha sido exitosa. Indudablemente, en China, la banca pública ha sido exitosa.

¿Por qué?
Porque han sido exitosas sus economías, o sea, ha sido tal el éxito de su economía que no podía pensarse que los bancos no sean exitosos; la banca pública contribuyó al desarrollo, pero al mismo tiempo se benefició del desarrollo.

En el caso ecuatoriano, ¿cree que los problemas vendrán pronto?
Si las cosas andan bien en la economía del Ecuador, a la banca pública seguramente le va a ir bien, si va mal la economía del Ecuador, a la banca pública le va a ir pésimo; si eso ocurre, se convertirá en un agravante de las cosas que pasan en el país.

3. BANCO DEL IESS: "CUIDADO, POCO CAPITAL PARA DEMASIADOS CLIENTES"

¿Qué piensa del Banco del IESS?
Ahí hay problemas muy graves. Para comenzar, está contra la Ley…

¿Cómo es eso?
Sí, porque la Ley impide dar créditos vinculados. Veamos: si todos somos dueños del Banco del Afiliado, y si todos podemos obtener créditos en ese banco, entonces accedemos a créditos vinculados. Y si le presta al Estado, entonces el Estado es vinculado por la vía del crédito también.

¿Es decir, para que tenga plena vigencia el Banco del Afiliado habrá que modificar la ley?
Tendría que cambiarse la Ley de Bancos, claro.

Al margen de esto, ¿qué otro problema ve en el Banco del Afiliado?
Pues es un banco que no tiene capital suficiente para responder ante las responsabilidades que supuestamente le van a entregar.

¿Los aportes de los afiliados no son garantía suficiente para respaldar las tareas de ese banco?
Esos aportes no son capital, son pasivos del Banco del Afiliado. Aclaremos: el patrimonio del Banco del Afiliado es su capital; el dinero de los afiliados del IESS, colocados en ese banco, es una deuda que tiene el banco con los afiliados; el dinero de los afiliados es la deuda que tiene el banco con los afiliados.

¿Entonces cuál es el capital neto y real del banco?
40 millones de dólares, que capitalizó el IESS, por tanto, ese Banco nace con un capital pequeñísimo. Y si mañana se presenta algún problema, ¿cómo va a responder? Si mañana no le pagan los afiliados, ¿con qué reservas va a responder si no tiene? Es absolutamente irracional lo que han hecho.

Según usted hay dos problemas: créditos vinculado y escaso capital frente al pasivo que maneja. ¿Algún otro “pasivo” del Banco del Afiliado?
El problema de tratar de manejar un millón y pico de afiliados con pocas oficinas. Para asumir ese costo, a través de un acuerdo perfectamente definido, era mejor que nos entreguen –a la banca privada, digo- esa tarea y con esa misma plata, al mismo costo que le van a cobrar al afiliado, de cierta manera la banca privada hubiera garantizado la deuda de los afiliados…

¿Cuál es la lógica que está detrás de este proyecto entonces? ¿El Banco del Afiliado es más un pretexto ideológico?
Es un pretexto ideológico, profundamente ideológico; son de esas cosas que se dicen y no se entienden muy bien: la plata de los bancos es de los depositantes, sí pero hay también la plata de los banqueros que también respaldan la plata de los depositantes. En el caso del Banco del Seguro Social, no hay ese respaldo, toda la plata es de los mismos clientes (los afiliados); todos los dineros son de los mismos clientes.

¿Qué puede pasar ahí si no se maneja con cuidado todo el proceso desde el comienzo?
Yo espero que se manejen con prudencia, y con calma vayan desarrollando su actividad. Para mí, deben dar un servicio más ágil de prestación de los préstamos quirografarios, hipotecarios, no más.

Pero sus opiniones son las del banquero que siente que se va un negocio de las manos…
Por naturaleza, uno siempre tiene que estar atento a la competencia, es verdad. Pero en este caso trato de pensar y reflexionar no como banquero sino como ecuatoriano, como afiliado al Seguro Social.

¿Y cuál es ese razonamiento?
Si yo como afiliado al Seguro Social pongo mi dinero en la institución, todos los meses, para tener servicio de salud y luego una pensión para cuando me retire, veo que ese dinero se pone en riesgo, en dar créditos a otras personas, y si esas personas mañana no pagan, y si por efecto de que esas personas no pagan, fallan los servicios de salud y las pensiones, entonces me preocupo. Esa es mi lógica principal en este tema.

4. "EL ESTATISMO BANCARIO ENCUNETA A LA BANCA PRIVADA"

El Banco del Afiliado es un buque insignia del Gobierno en la reforma financiera, pero no es el único. El mercado financiero siente la presencia progresiva del Estado: BNF, Banco del Estado, Banco del Pacifico… El mercado financiero se expande desde el Estado a costa de la banca privada. ¿Coincide con este diagnóstico?
Sin duda alguna. El Estado está comiendo espacio a la banca privada ecuatoriana. Y la banca privada va a seguir en compás de espera, creciendo lentamente, con pocos servicios y productos. De esa manera seguimos retrasando a país porque, obviamente, en otros países la banca privada crece y se desarrolla más y más rápidamente que nosotros en Ecuador.

La pregunta inversa: ¿qué encuentra de positivo en este Gobierno para que, a pesar de los problemas, la banca privada haya crecido y gane buen dinero?
La causa externa es un factor. Me refiero a los altos precios del petróleo que ha permitido que el Gobierno tenga dinero. Dinero que, por diferentes vías, se pone en manos de la economía general, popular y no popular. Indudablemente eso ayuda a la banca.

¿Es decir, la expansión directa de la demanda interna, desde el Estado, favoreció a la banca privada, igual que la inversión pública y la inversión social?
Claro, por supuesto. Por eso digo, haber puesto el dinero en manos de la gente, hace que haya más deseo de comprar vehículos, televisores, etc., hace crecer la demanda de crédito. Y al haber más demanda de crédito hay más posibilidades de que la banca privada llegue a más gente.

La banca privada vive entonces una paradoja con Rafael Correa: el régimen estatista limita su crecimiento como competidor directo, a su vez, estimula actividades que favorecen a la banca privada y le hace ganar buen dinero. ¿En qué quedamos?
Yo le contestaría así: el presente es complicado y el futuro será más difícil. Esa es la tendencia.

Desarrolle, por favor, ese argumento…
Si mañana, por ejemplo, el Gobierno no tiene más recursos para seguir manteniendo todo su tren de gastos, tendrá que poner medidas restrictivas a la economía, entonces pasaría lo contrario de hoy: caería la demanda, habría menos créditos y menos líneas de financiamiento. Eso, a su vez, obligaría a los bancos privados a echar mano de sus provisiones, tendrían que cuidar y manejar con más restricciones sus carteras de crédito y de clientes…

Si usted ya advierte esta tendencia, ¿qué previsiones está tomando el Banco Pichincha?
Banco Pichincha Ecuador adoptó, como nunca antes, una estrategia tremendamente conservadora para protegerse y proteger a sus clientes. Mantenemos siempre altos niveles de liquidez para solventar cualquier posición de retiros de depósito que pudieran darse en el futuro. Por otro lado, trabajamos serenamente en otros países donde tenemos subsidiarias (Colombia, Perú, Panamá).

En esos países, ¿cuál es la estrategia?
Hacer bien lo que sabemos hacer bien: negocios de tarjetas de crédito, créditos cuidadosamente manejados, tanto en Perú como en Colombia. En España tenemos una clientela “cautiva” a la que atendemos. Desde Panamá desarrollamos una actividad de financiamiento en toda América Central, las tasas son bajas y los depósitos son más baratos, por tanto, es más fácil hacer negocios ahí….

¿Grupo Pichincha tiene una estrategia dual: en Ecuador conservadores, afuera, agresivos?
Afuera normales, no agresivos, como hemos sido siempre. Quizá en España sí hemos sido más agresivos porque estamos empezando; tenemos que ir a darle crédito y servicios al migrante ecuatoriano lo más pronto posible, para evitar que le quiten su casa, etc. Pero el mercado español es tremendamente competitivo y está rodeado de una tremenda telaraña burocrática, a nivel público y privado; para todo se necesita papeles, permisos… es un infierno. Imagínese, para abrir una oficina se requieren como 50 permisos…

5. BANCA PRIVADA-RAFAEL CORREA: RELACIÓN DE DESCONFIANZA MUTUA

Desde el 2007 para acá, ¿qué lectura hace de la relación banca privada-Gobierno de Rafael Correa?
Es una relación de desconfianza mutua. Creo que los banqueros desconfiamos del Gobierno y el Gobierno desconfía tremendamente de la banca privada. Y creo que la mentalidad del Gobierno es errática porque piensa que los banqueros solo estamos ahí para hacer dinero, que no estamos para ser solidarios, para apoyar a la economía.

Pero no veo un mea culpa de los banqueros, ¿Por qué?
Sí, hay que decir que del lado de los banqueros, por razones ideológicas sobre todo, se desconfía del Gobierno, cuando en el fondo la ideología debiera tener poco que ver en esa relación.

En ese contexto de desconfianza mutua, ¿qué debieran hacer Gobierno y banca privada para acercar posiciones, para ensamblar un proyecto común en beneficio del Ecuador?
Buscar, como siempre hemos buscado, algunas puertas que se puedan abrir. Yo siempre he comprendido que el Gobierno –sin distingo ideológico- es un socio irrenunciable de la banca privada. Por eso seguiremos buscando que se abran las puertas, y si han estado abiertas, esperamos que se abran más.

¿Ese es el problema actual, puertas cerradas al diálogo y si acaso entreabiertas nada más?
Ese es uno de los grandes problemas actuales, es tremendo.

6. TELEAMAZONAS Y DINEDICIONES, VENDIDOS

¿En lo personal, en qué etapa de su vida está?
Mire, estoy llegando a una etapa de mi vida en que empiezo a ver las cosas con más calma, en que pienso en mi retiro (al menos en el manejo del Banco Pichincha), en que me da más ilusión y me provoca más trabajo encontrarme con gente que hace cosas pequeñas. No me gusta estar con poderosos, no me gusta estar con gente importante. Me gusta la vida más sencilla, en ese sentido, estoy dedicándome a esas cosas. Claro, eso no quiere decir que no sea responsable de las cosas que hago.

¿En esa lógica se inscribe la venta de Teleamazonas o es un asunto empresarial y político?
La venta de Teleamazonas era una obligación legal; que me guste o no vender, es circunstancial. Yo escogí vivir en este país. Mi madre escogió que yo nazca aquí, yo escogí trabajar bajo las leyes y reglas ecuatorianas y tengo que respetarlas. Yo respeto las reglas y espero que los demás también las respeten.

¿Es decir, el proceso de venta de Teleamazonas está cerrado?
Si, está cerrada esa operación (que incluye créditos a largo plazo: HR). Teleamazonas está vendido y serán los compradores, los nuevos dueños, quienes den todos los detalles en los próximos días.

¿Son ecuatorianos o extranjeros los compradores?
A ver… prefiero por ahora no abordar los detalles. Ese es mi compromiso con los nuevos dueños.

¿Y en el caso de la casa editorial Dinediciones?
También hubo ya un cambio en la estructura de propiedad de las acciones de esa empresa de medios, como manda la Ley. Pero no me insista por favor en dar más detalles. Pronto será divulgado. Solo diré que he cumplido con lo que manda la Ley.